martes, 25 de octubre de 2016

Vampiro o bruja, ¿quién más te asusta?


bloggergifs.com
Gracias a los alumn@s de 6ºA podemos aprender esta pegadiza canción "halloweediana" cuya melodía está tomada de la canción popular infantil Miliquituli. En cuanto a la letra es de cosecha propia y tiene tanta rima como ritmo la canción, la cual se acompaña con un juego de palmas por parejas que requiere de coordinación motora y destreza manual. 

Me ilusiona recuperar algunos de los juegos rítmicos que siempre se han recitado o cantado en el patio del cole, en el parque... Además su práctica conlleva beneficios como: la estimulación de la atención y la memoria, la mejora del desarrollo lingüístico y de la expresión corporal, la promoción de las relaciones sociales y la colaboración entre compañer@s. Escoged la versión que más os guste y animaos a cantarla dando palmas.  





 bingo_halloween papelisimo_halloween domino_halloween

Si no sabéis como decorar vuestra aula o vuestra casa para Halloween, os facilito una web con ideas muy sencillas y fáciles de realizar con las que le daréis un toque divertido y tenebroso. Además, os traigo también un par de clásicos juegos, en versión terrorífica, para que disfrutéis estos días en familia: el bingo y el dominó.

jueves, 6 de octubre de 2016

Guido D´Arezzo: El padre de la notación musical


Hasta el siglo XI  los músicos tenían que aprender de memoria las melodías y cantos que interpretaban, pues las "partituras" que existían eran muy rudimentarias y no permitían anotar ni el tiempo, ni el ritmo; así que era imposible repetirlas si antes no las habías oído.

Un monje benedictino italiano llamado Guido D’Arezzo (h. 991 - h. 1033) encontró la solución para que sus compañeros de coro pudieran leer y recordar los cantos gregorianos: el tetragrama (como un pentagrama pero con 4 líneas). 

Por si fuera poco, también le dio nombre a las notas musicales gracias a un himno que se cantaba por aquella época a San Juan (“Ut queant laxis”), que tenía la particularidad de que cada frase musical comenzaba por una nota más aguda.

Guido tuvo la genial idea de utilizar la primera sílaba de cada frase para identificar las notas que con ellas se entonaban, de esta forma creó una técnica asociativa. El texto latino de este himno viene a decir algo así como:

“Para que tus siervos puedan exaltar a plenos pulmones las maravillas de tus milagros, disuelve los pecados de labios impuros, San Juan”.

Hacia el siglo XVI se añadió la nota si (hasta entonces considerada un tono diabólico), tomando para su nombre las iniciales de Sancte Ioannes (San Juan), y en el XVII el francés Giovanni Battista Doni decidió cambiar, debido a su incómoda pronunciación, el nombre de la nota Ut por Do, primera sílaba de su apellido. En los países anglosajones, para nombrar a las notas, se siguen utilizando las letras del alfabeto en lugar de las sílabas: do, re, mi... 

También en este proceso se añadió una 5ª línea a las cuatro que se utilizaban para escribir música, dando como resultado el pentagrama actual.